Reconversión de un “txoko” en vivienda, Bilbao

Una antigua vivienda convertida en “txoko”, abandonando su función primera para acoger durante años cenas, comidas e interminables sobremesas de amigos, transformada en una distribución propia de su uso y acondicionada como tal. Para aquel que desconozca el significado del término “txoko”, éste es una especie de sociedad gastronómica gestionada por un grupo de amigos con el fin de llevar a cabo reuniones fraternales en torno a una mesa bien surtida de comida y bebida.
Tras varias décadas ejerciendo una actividad para la que no había nacido, la propiedad del inmueble decide devolverle su sentido, volver a convertirlo en vivienda y así precisamente se concibe la actuación, como una vuelta a los inicios, eliminando estos “revestimientos” que habían ocultado su vocación real y desvistiéndolo hasta recuperar su estado original. Una vez se arrancan esas vestiduras y los muros quedan expuestos se lleva a efecto la división de espacios de la vivienda, fuertemente marcada por su bipolaridad en planta, un espacio rectangular enfocado a una fachada soleada y con unas vistas privilegiadas y otro espacio de similares características aunque más irregular abierto a dos patios interiores y unido con el primero por un pasillo escaso en el que además, queda ubicada la entrada.
En ese primer espacio “noble” de la vivienda se encajan el dormitorio principal y, directamente relacionado, el conjunto de usos diurnos: cocina, comedor y estar de tal manera que todo este espacio resulte lo más amplio y abierto posible para reforzar el aprovechamiento de esa buena orientación y tratar de aumentar así la escala de una superficie que se antoja escasa para la bondad de sus cualidades.
En el otro “gran” espacio se colocan los otros dos dormitorios y el segundo baño, adecuándose al tamaño y complicación formal de su planta.
Un proyecto que busca recuperar lo que ya existía, que pretende devolverle su identidad a una vivienda que durante años no ejerció como tal y que ahora vuelve a mostrar su verdadera función tras despojarse de aquellos elementos que la mantenían irreconocible.


PromotorPrivadoAutorGarmendia ArquitectosSituaciónBilbaoSuperficie80 m²Presupuesto52.000 €ConstructorConstrucciones Zorroza 2001, S.L.FotógrafoCarlos Garmendia Fernández