Supresión de barreras arquitectónicas, Bilbao

Hoy en día, por suerte, la sociedad ha incrementado su conciencia en torno a la necesidad de suprimir las barreras arquitectónicas existentes en nuestras ciudades. Sin embargo todavía existen multitud de edificios de viviendas sin ascensor o con recorridos no accesibles hasta ellos. Dentro de este proceso de actualización de este tipo de edificaciones se nos planteó la posibilidad intentar alcanzar el acceso al elevador sin necesidad de escaleras en un inmueble en el que éste quedaba ubicado en una entreplanta.
Tras estudiar todos los condicionantes se encontró como única solución viable la llevada a cabo, alargando el recorrido del ascensor hasta la planta baja para acceder a él mediante una suave rampa reduciendo al mismo tiempo el ámbito de la escalera existente.
Ante la escasa medida del ancho del portal se decidió aprovechar toda la altura libre existente para conseguir una sensación espacial mayor. Se planteó del mismo modo una división del espacio en tres etapas diferenciadas mediante el uso de acabados.
Un primer tramo de acceso al portal, un segundo “distribuidor” y un tercero que introduce las tres posibilidades de recorrido creadas: escaleras, rampa y rellano de buzones.
A partir de estas decisiones se distribuyeron los 3 materiales predominantes en el proyecto: piezas cerámicas de 50×100 cms, madera de sucupira y felpudo de coco.
Como elemento exento y ligero queda la escalera, solucionada mediante una estructura metálica y una barandilla de vidrio.
Una iluminación integrada y que responde de igual manera a los diferentes tramos acaba por dar dignidad a un portal que no renuncia a la “clásica” entidad de un espacio que no deja de ser el primer y último contacto del usuario con el edificio.


AutorGarmendia Cordero ArquitectosSituaciónBilbaoAño2015ConstructorSadar Reformas y MantenimientoFotógrafoCarlos Garmendia Fernández