Vivienda unifamiliar, Bahía Blanca, Argentina

En una parcela alargada el edificio se asienta al fondo, en el lado opuesto al acceso, acompañando al visitante desde el principio, siguiendo un esquema clásico de ubicación, presidiendo la perspectiva del que llega al lugar.
Un volumen macizo que se recorta y moldea, creando espacios de relación entre el interior y el exterior, entre cada miembro de la familia destinada a habitarlo.
Como resultado, una vivienda pensada para su usuario, con la motivación del reto que supone proyectar en un país diferente, con unas costumbres diferentes pero bajo unas leyes comunes.


AutorGarmendia Cordero ArquitectosSituaciónBahía Blanca, ArgentinaAño2012